La “Fazenda da Esperanza” (=Hacienda de la esperanza) es una comunidad terapéutica con más de 30 años de experiencia en el mundo en la recuperación de jóvenes y adultos que sufren algún tipo de adicción. La historia de esta comunidad de consagrados y laicos comienza en Sao Paulo Brasil, cuando un joven adicto a las drogas le pidió ayuda a Nelson Giovanelli dos Santos, él para buscar dar respuesta a esta problemática se reunió con Fray Hans Stapel, quien era su párroco en este tiempo al inicio de la década de 80, y ellos juntos empiezan esta obra de Dios con la primera fazenda que fue una donación de diferentes personas, dónde llegaron los primeros jóvenes a rehabilitarse.

La Fazenda de la Esperanza, es una Fundación Pontificia, reconocida por la Iglesia Católica, y está evaluada como la mayor obra en rehabilitación de América Latina, desarrollando esta actividad y ayudando a miles de familias. El proceso por el que pasa la persona en la fazenda es de un año y está basada en tres pilares fundamentales:

1. Convivencia en comunidad;
2. Trabajo como proceso pedagógico;
3. Espiritualidad para encontrar el sentido de la vida, inspirados en Jesucristo y los valores del Evangelio.

¿Como comenzo todo?

Nelson Giovanelli se aproximó a un grupo de jóvenes que consumían y vendían drogas cerca de su casa. Fue en 1983, en la esquina entre las calles Tupinambás y Guaicurus, en el barrio de Pedregulho, en la ciudad de Guaratinguetá interior de San Pablo. Él fue animado a dar ese paso por fray Hans Stapel su párroco quien lo incentivaba a vivir concretamente la Palabra de Dios.

Nelson conquistó la confianza de aquellos dependientes químicos. Uno de ellos, Antonio Eleuterio, fue el primero en ser contagiado y pidió ayuda para liberarse de las drogas, todo porque Nelson buscaba poner en práctica la frase «Me hice débil con los débiles…» (1 Corintios 9,22).

Los compañeros de Antonio notaban algo diferente en su vida. Esto los llevo a buscar la ayuda del joven parroquiano que les proponía vivir radicalmente la Palabra de Dios y a la noche encontrarse en la Iglesia (y no ya en la esquina) para compartir las experiencias vividas cada día.

Este grupo sugirió a Nelson arrendar una casa para vivir juntos. El arriendo y los gastos lo pagarían con sus trabajos. Las primeras actividades fueron la limpieza de jardines mientras Nelson continuaba en su empleo en una cooperativa de (lacticinio) de Guaratinguetá. Todo lo que ganaban lo ponían en común para sustentarse.

Iraci Leite y Lucilene Rosendo, conocida por Luci, iniciaron el trabajo de recuperación femenina en 1989, en la ciudad de Guaratinguetá – SP. Ellas dejaron todo para seguir el ejemplo de Nelson.

La Fazenda en México

En el año de 2005, llega de Brasil a México, un grupo de brasileños acompañados de los fundadores de las Haciendas de la Esperanza Fray Hans Stapel y Nelson Giovanelli, para empezar el proyecto en México.

Luego de un tiempo en el estado de Guerrero, en el año del 2007 se obtuvo la primera Hacienda de la Esperanza en México, la cuál está situada en el estado de Jalisco, en el municipio de Zacoalco de Torres, a sólo una hora de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, México.

La Hacienda cuenta con 5 hectáreas y así como con dos casas, para 12 internos, una panadería, un taller de artesanías, un campo de futbol y muchos arboles frutales, una vez al año se cultiva maíz.

El agua en la Hacienda es muy abundante, ya que se cuenta con un  pozo de una calidad de pureza de agua de primer nivel.

De todos los que ingresan  con problemas de adicciones y concluyen su estancia, 80% se recuperan, se liberan de las drogas, cambian su vida a travez de un método muy sencillo en más de 18 países en todo el mundo. 

​Más de 18,000 personas han buscado un cambio de vida en las Haciendas de la Esperanza.

​Sólo en México más de 200 jóvenes, encontraron un nuevo estilo de vida y han dejado las drogas. .

Nuestro Logotipo

El Sol

Representa a Dios que es fuente de luz y de vida para todas las criaturas. Los rayos del sol significan la voluntad de Dios para cada ser vivo, si caminamos en su rayo al mismo tiempo nos aproximamos al sol y a los otros rayos o sea si seguimos la voluntad de Dios al mismo tiempo nos aproximamos a Él y a nuestros hermanos.

El diseño fue inspirado en el carisma de la unidad del Movimiento de los Focolares, una de las fuentes espirituales de la Fazenda de la Esperanza. Los colores de la bandera brasilera apuntan al país de origen de este innovador método de recuperación de toxico dependientes. La fuente de las palabras Fazenda de la Esperanza es creación de una Fazenda del Sur de Brasil.

El Rio

El trazo no rectilíneo de la parte inferior del logo representa el rio Paraíba del Sur, que corta la ciudad de Guaratinguetá, cuna de la primera Fazenda de la Esperanza. El río es el mismo en que, en el año 1717, se dio la pesca milagrosa de la imagen de Nuestra Señora de Aparecida. Hecho tan significativo para la Fazenda, que llevó al Papa Benedicto XVI a exclamar en su discurso a la Familia de la Esperanza, el 12 de mayo de 2007: «La proximidad del Santuario de Aparecida nos asegura que la Fazenda de la Esperanza nació bajo su bendición y mirada maternal».

Ninguna de las partes encima descritas puede ser alterada. Abajo del trazo representativo del rio Paraíba del Sur, está prevista la personalización de cada unidad de la Fazenda, o la indicación de eventos o fechas especiales, como se puede ver en los logos conmemorativos anuales de la Fazenda de la Esperanza.

El Nombre

«Casa de la Bondad» era el nombre de todo este trabajo en sus primeros años. Pero, en diciembre de 1988, una periodista del programa Fantástico, Helena de Gramont, de la red Globo, al hacer un reportaje sobre la comunidad, declaro cariñosamente: «Hoy, estamos en la Fazenda de la Esperanza». Acto espontaneo de entusiasmo y admiración de alguien de fuera de esta realidad que, por algunos instantes, pudo experimentar todo el drama y la lucha de jóvenes ansiosos por verse libres de las drogas y del alcohol. Una verdadera inspiración, que llevó a sus fundadores a asumir ese sugestivo nombre: Fazenda de la Esperanza.uales de la Fazenda de la Esperanza.

Referencia Bíblica 

“Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas: Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian; ha realizado así la misericordia que tuvo con nuestros padres, recordando su santa alianza y el juramento que juró a nuestro padre Abraham. Para concedernos que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días. Y a ti, niño, tellamarán Profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos, anunciando a su pueblo la salvación, el perdón de sus pecados. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tiniebla y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.»

Cántico de Zacarías (Lucas 1, 68-79)